domingo, 25 de agosto de 2019



EL CULTO DE NUESTRA SEÑORA MADRE DE LOS EMIGRANTES

“Démosle al emigrante una Madona, símbolo de Religión y de Patria. Que sirva para hermanarlo y mantenerlo en los insustituibles valores espirituales, tantas veces en peligro y olvidados”.  Estas palabras, de santa inspiración y hondo contenido ecuménico, pronunciadas en 1953, en Italia, por el padre Erminio da Treviglio, de la Orden  de los Capuchinos, resumiendo sin duda la maternal preocupación de la Iglesia por los Migrantes – de la que Monseñor Juan Bautista Scalabrini había sido desde el siglo anterior esforzado y santo paladín – dieron origen al culto de la Virgen María en una de sus más universales y conmovedoras advocaciones: la de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, cuya primera imagen sería solemnemente coronada en 1955 por Su Santidad Pío XII, aquel  Cardenal Pacelli que años atrás , en 1934, había dejado un recuerdo imborrable entre los argentinos al presidir, como Legado Pontificio, las inolvidables jornadas  del Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires. De allí en adelante, el culto tan lleno de universal amor se difundiría por el mundo, uniendo en la Fe, en cualquier lugar de la tierra, a todos los hombres de todos los pueblos, más allá de las fronteras de sus naciones de origen, y bajo una advocación  que es,  a un tiempo, símbolo de consuelo, de esperanza y de solidaridad humana. Hoy se la venera, en Iglesias y capillas levantadas en su honor en numerosos países.

INSIGNE HONOR PARA ARGENTINA

La Argentina, país de inmigración y maravilloso crisol de etnias, que se confunden en un tipo humano, una de cuyas características más salientes es la Fe en la Divinidad y la raíz cristiana de sus creencias, había de obtener, sin duda como reconocimiento a ello, un insigne privilegio: el de constituirse en depositaria de la primitiva imagen de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, la misma que en 1955 coronara por primera vez Su Santidad Pío XII, y que hoy se venera en nuestro Santuario.
Un hecho imprevisto, el apoyo entusiasta del entonces Arzobispo de Milán, Monseñor Juan Bautista Montini y la infinita generosidad del Padre Erminio da Treviglio, harían el milagro, cuando a iniciativa del Presidente de la Asociación Argentina Amigos en Italia, el recordado y querido Mayor Eduardo A. Olivero, su amigo de Italia, el Coronel Arduino Buri, solicitara al Cardenal Montini una estampa  o fotografía de la imagen de Nuestra Señora Madre de los Emigrantes, para hacer en el país una réplica destinada al culto.
Guardaba la imagen original una entidad civil integrada por nobles, artistas y profesionales, que había sido fundada en 1962 por el Padre  da Treviglio, bajo el hermoso lema “solo la bondad rinde más  bella y preciosa la vida” : Bontá  Francescana. 
Pues bien; en memorable carta fechada en Milán el 27 de julio de 1952, la Presidente de “Bontá Franciscana”, Condesa Emilrina  Caravaglia, comunicaba al Mayor Olivero, entre otros párrafos, lo siguiente: “nos declaramos sumamente complacidos de conceder como donación a través de vuestra ilustre y benemérita  Asociación, para todos los emigrantes de la grande y noble Nación Argentina, la Sagrada Imagen de la Virgen de los Emigrantes – símbolo de Religión y de Patria-  que tuvo en virtud de sus reflejos internacionales el singular honor  de la solemne Coronación  ( privilegio reservado para las imágenes de los más célebres e históricos Santuarios Marianos), que se llevó a cabo en  Milán el 9 de octubre de 1955 en una suprema apoteosis de gloria, por las manos de S. E. el Arzobispo  Monseñor Montini, delegado del Sumo Pontífice, con las Coronas de Oro, personalmente bendecidas por S. S. felizmente reinante Pío XII”.
Luego de anunciar que con la Imagen se entregaría también la donación de la Lámpara Votiva – que encendiera en el solemne acto de la Coronación, ante las autoridades civiles, eclesiásticas y militares y delegaciones diplomáticas de 37 naciones, la esposa del Presidente de la República y Madrina de la ceremonia, doña Carla Gronchi – termina la carta con estos significativos párrafos: “Místico puente entre Roma y Buenos Aires, la Virgen de los Emigrantes dejará Italia, surcará el océano sobre la nave – altar y llegará a Uds. festivamente recibida, para llevarles una particular Bendición del Santo Padre y recuerdo afectuoso del Pueblo Italiano. La travesía triunfal de la venerada imagen de la Virgen Coronada, servirá ciertamente para hermanar siempre mejor los ánimos en la concordia y la paz, y permanecerá luego para siempre en la gloriosa Nación Argentina, objeto de culto especial como prenda de segura protección celeste”.

TRIUNFAL  RECIBIMIENTO

Transportada en el transatlántico Giulio Césare, en un altar especial, la Imagen llegó a Buenos aires el 16 de noviembre de 1956, acompañada en la travesía por el propio padre Erminio da Treviglio, Director de “Bontá Francescana”.  


Comenzó allí un largo peregrinaje por distintas ciudades y pueblos del país, recibiendo la veneración de muchedumbre de fieles, la inmensa mayoría de ellos inmigrantes o  descendientes de inmigrantes. En su itinerario tocó Lomas de Zamora, Quilmes, Olivos, Ciudadela, Luján, Mercedes, Bragado, Junín, Rojas y Pergamino, en la provincia de Buenos Aires; La Carlota, Río IV, Villa María, Córdoba y San Francisco, en la provincia de Córdoba; Santa Fe, Rosario y Villa Constitución, en la provincia de Santa Fe, y, nuevamente en la provincia de Buens Aires, San Nicolás, Baradero, San Pedro, Zárate y Campana. En esta última ciudad, fue trasladada a un barco de la Marina de Guerra – el Rastreador  Granville- que entró a puerto de La Boca en la noche del 1º. De diciembre, 2 de diciembre, primer domingo de Adviento, por feliz coincidencia  universalmente consagrado como “Día del Inmigrante”, la venerada Imagen era triunfalmente recibida por el pueblo de Buenos Aires, ante impresionante muchedumbre y en medio de actos de emocionado fervor, del que participaron las más altas autoridades civiles, eclesiásticas y militares, diplomáticos de varios países y nutridas representaciones de numerosas colectividades extranjeras, ataviadas con sus trajes típicos.










MENSAJE DE S. S. PIO XII

Ese mismo día se irradiaba directamente desde Roma, en la ceremonia, un paternal mensaje al pueblo argentino del Sumo Pontífice, S.S. pío XII, que finalizaba con la siguiente impetración: “Tú, Nuestra Señora Madre de los Emigrantes ¿porqué no bendices especialmente a estos amantes hijos, a esta Comisión Católica ( se refería a la Comisión Católica de la Inmigración, que presidía Monseñor Dr. Albino Mensa),  y a cuantos con ellos cooperan?. Bendice todos sus trabajos e iniciativas  y haz, si así en ello haz de complacerte, que más tarde todos estos hijos tuyos, los argentinos de ayer y los de hoy o mañana, iguales ante tu corazón inmaculado, puedan cantar tus glorias en el santuario nacional del emigrante, juntamente con las de tu Hijo dulcísimo, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos”.
Cumplidas las distintas ceremonias, la santa imagen (hermoso alto relieve obra del pintor Francesco Agnesotti, del escultor Massimiliano Stuffer y de los cinceladores Lodola y Mantegozza) es llevada a la Catedral Metropolitana. Allí permaneció hasta el día 11 de julio de 1957, en que fue entregada oficialmente a los Padre Scalabrinianos, que la colocarían , como patrona  de su Parroquia, en el Altar Mayor de la Capilla de la Av. Almirante Brown, en La Boca.
En esa humilde capillita continuaría recibiendo la veneración de los fieles hasta el día 3 de diciembre  de 1967,en la que sería llevada a su definitivo trono, en el hermoso Santuario erigido en Catalinas Sur.

UN VERDADERO MILAGRO DE FE, DE AMOR Y SOLIDARIDAD

Fue el propio Papa Pío XII, que tan decisiva intervención tuviera, con paternal solicitud, para que cupiera a la Argentina el honor de albergar para siempre en el seno de su cristiano pueblo la Imagen original de Nuestra Señora de los Emigrantes, el que encendió el devoto entusiasmo  de los gestores de la iniciativa – La Asociación Argentina Amigos de Italia, presidida entonces por el inolvidable Mayor Eduardo A. olivero – instándolos a levantar en nuestro país un templo digno de Ella. Así nació la iniciativa de erigir el Santuario, eligiéndose como ubicación el barrio de La Boca, uno de los más populares de Buenos Aires, situado en las márgenes del Riachuelo de los Navíos;  allí donde Don Pedro de Mendoza clavó la Santa Cruz al arribar  al Río de la Plata y en cuyo contorno, en el correr de los años se asentaría la más numerosa colonia de emigrantes, la mayoría de origen italiano  y en especial genoveses.
Le tocó al infatigable cruzado de tan hermosa empresa, el Mayor Olivero, secundado por la contagiosa alegría y dinamismo del joven párroco, Padre Adelino De Carli, encabezar  a un grupo de damas y caballeros que se dio a la tarea, integrando la Comisión Parroquial, de promover las primeras iniciativas.




EL CULTO DE NUESTRA SEÑORA MADRE DE LOS EMIGRANTES “Démosle al emigrante una Madona, símbolo de Religión y de Patria. Que sirva para...